Sequía en Paraguay golpea más fuerte a la biodiversidad y a las comunidades indígenas

Alexander Schimmeck-unsplash (1)

por Maxwell Radwin para mongabay.com

  • Las olas de calor sin precedentes en Paraguay han provocado escasez de agua e incendios forestales que amenazan la biodiversidad local y muchas de las comunidades indígenas que la administran.
  • Grupos indígenas como los aché y los ava guaraní han perdido sus cultivos y es probable que enfrenten inseguridad alimentaria si la sequía continúa durante 2022.
  • Los mamíferos acuáticos y los peces que suelen ocupar los humedales ahora secos se han visto obligados a trasladarse a los ríos principales, donde enfrentan una mayor amenaza por la sobrepesca.

La sequía en curso en Paraguay, que ahora entra en su tercer año, ha ejercido una presión cada vez mayor sobre los esfuerzos de conservación en todo el país para apoyar a las comunidades locales y proteger la vida silvestre.

Las olas de calor récord han durado más de lo esperado, lo que ha provocado escasez de agua e incendios forestales que amenazan la biodiversidad local y a muchas comunidades indígenas.

“Es extremo”, dijo Luis Recalde de la Organización para la Conservación y el Desarrollo Sostenible de Paraguay. “Es tan extremo que incluso los pozos han comenzado a secarse”.

Las señales de la sequía comenzaron a aparecer en Brasil ya en 2018, según la NASA . Pero no llegó a Paraguay hasta 2020, con temperaturas que alcanzaron máximos históricos en muchas partes del país para 2021 y hasta este año , según la Organización Meteorológica Mundial.

El país ha experimentado sequías en el pasado, pero es raro que se extiendan por tanto tiempo, dijo Recalde. El culpable es probablemente el cambio climático y podría seguir siendo un problema en las próximas décadas, según WWF y la ONU .

Algunas comunidades indígenas han perdido hasta el 70-80% de sus cultivos, incluidos el maíz, los frijoles pintos, el sésamo y el arroz, entre otros cultivos. Foto vía Bjarne Fostervold.

La vida silvestre toma el calor

Los ecosistemas locales, que en Paraguay incluyen pastizales, sabanas y bosques tropicales y subtropicales, luchan contra las altas temperaturas, la escasez de lluvias y el aumento de incendios.

La temporada de incendios en Paraguay suele durar entre agosto y septiembre. Pero durante la sequía, los incendios han afectado a los bosques en todo momento del año, a veces apareciendo repetidamente en las mismas áreas y dificultando cada vez más la recuperación de la vida silvestre.

“Probablemente estemos viendo, tal vez no la extinción de especies, sino el enrarecimiento incluso de algunas especies comunes”, dijo Recalde.

El mes pasado, los medios locales informaron que casi todo el personal de bomberos voluntarios se había desplegado para combatir los incendios que azotaban varios departamentos del país, lo que agotó los recursos en un momento en que las unidades vecinas generalmente pueden ayudarse entre sí.

“Algunos bosques pueden recuperarse rápidamente”, dijo Recalde. “De un incendio, seguro. Pero después del segundo o tercer incendio consecutivo en el transcurso de uno o dos años, es mucho más difícil que el área se recupere a esa velocidad”.

Recalde dijo que las tortugas, los mamíferos acuáticos y los peces que suelen ocupar humedales que se están secando se han visto obligados a trasladarse a los ríos principales, donde enfrentan una mayor amenaza por la sobrepesca. La amenaza es especialmente alta porque incluso los principales ríos están sufriendo niveles de agua récord en algunas partes del país. Los niveles de agua en el río Paraná, una vía fluvial de 4.880 kilómetros (3.030 millas) que fluye hacia el sur desde Brasil, cayeron 3 metros (casi 10 pies) por debajo del promedio.

Las especies terrestres más grandes que no pueden huir a los cuerpos de agua restantes han muerto o migrado a reservas protegidas, según Simon Oviedo, supervisor del grupo indígena Ava Guaraní en Itakyry. Dijo que los conejos, los pecaríes y otros animales que solían ser comunes en su comunidad casi han desaparecido en los últimos años.

“Simplemente no hay muchos árboles por aquí para ayudar a combatir este calor”, dijo Oviedo. “Muchos mamíferos están muriendo y desapareciendo”.

La pesca excesiva se está convirtiendo en un problema a medida que las especies acuáticas se retiran a los ríos principales. Foto vía mariano-mantel/ Flickr.

Comunidades locales en el banquillo

Algunas comunidades indígenas han perdido hasta el 70-80 % de sus cultivos, incluidos maíz, frijoles pintos, sésamo y arroz, entre otros cultivos que cultivan tanto para la venta como para el autoconsumo, según los líderes indígenas que hablaron con Mongabay.

Germino Chachugi, miembro de la comunidad Aché en Arroyo Bandera, dijo que sembró 3 hectáreas (7,4 acres) de mandioca este año, pero prácticamente nada sobrevivió debido a la falta de precipitaciones.

Dijo que su hijo estudia en una escuela en la ciudad de Curuguaty, a unos 50 kilómetros (30 millas) de distancia, pero que la familia no podrá costearlo sin los ingresos de la mandioca y otros cultivos. Es una lucha similar que enfrentan prácticamente todos en la comunidad indígena de 240 personas de Chachugi, que solían cazar y recolectar antes de enfrentarse a la extinción masiva cuando emergieron del bosque en la década de 1970.

Un pecarí del Chaco en el Parque Nacional Teniente Enciso. Foto vía Wikimedia .

“La comunidad está muy afectada”, dijo, “porque muchos de nosotros también dependemos de la producción para el autoconsumo… Había muy poco maíz, ajonjolí y frijol porque no llueve”.

Chachugi dijo que la comunidad vecina Ava Guaraní plantó cultivos similares y enfrentó las mismas luchas.

“Todos todavía tenemos agua para beber, al menos”, dijo.

Al carecer de líneas de crédito, así como de acceso y conocimiento de maquinaria agrícola comercial, muchos grupos indígenas paraguayos tienen que llegar a fin de mes alquilando sus tierras a los agricultores locales. A medida que fallan las cosechas, los agricultores no pueden pagar las deudas, lo que deja a las comunidades indígenas sin una fuente primaria de ingresos.

Las pequeñas propiedades que las comunidades indígenas mantienen para sí mismas a menudo se utilizan para criar ganado como pollos, patos y ganado. Pero cada vez es más difícil alimentarlos debido a la disminución de la producción de cultivos.

“Tiene que haber algún tipo de alivio de la deuda o alimentos complementarios para las comunidades indígenas”, dijo Bjarne Fostervold, un defensor indígena en Puerto Barra. “Habrá hambre real llamando a su puerta”. Agregó que un programa de semillas de cultivos sería de gran ayuda para muchos grupos indígenas.

Respuesta del gobierno

Hasta el momento, la ayuda ha provenido principalmente de los gobiernos departamentales y municipales. Sin embargo, el alcance y la eficacia de la ayuda han variado mucho de un lugar a otro, incluida la excavación de algunos pozos nuevos y el suministro de agua potable. Ha dejado a muchas comunidades frustradas.

El gobierno no ha ayudado a las comunidades indígenas durante la sequía”, dijo Oviedo. “No hemos recibido ningún apoyo. Cuando comenzó la pandemia, recibimos ayuda con eso. ¿Pero con la sequía? No.”

Casi $7 millones del presupuesto de extinción de incendios aún no se habían utilizado a fines de enero, lo que llevó a Fernando Silva Facetti, a acusar a algunas instituciones gubernamentales de administrar mal los recursos básicos que podrían estar salvando los bosques en todo el país.

“Los recursos para comprar equipos muy necesarios para los bomberos son un asunto urgente”, dijo, “ya ​​que la combinación de calor, sequía y viento empeoran los incendios”.

Una mujer ava guaraní frente a su casa en Canindeyú, Paraguay. Foto vía Bjarne Fostervold.

El presidente Mario Abdo anunció a principios de enero una serie de medidas de alivio de la deuda y los impuestos para los pequeños productores agrícolas, así como la extensión de líneas de crédito especiales.

Más tarde ese mes, el Congreso de Paraguay pospuso indefinidamente la votación de un proyecto de ley que habría declarado el estado de emergencia en respuesta a la sequía. El proyecto de ley habría autorizado al Ministerio de Agricultura y Ganadería ya la Secretaría de Emergencia Nacional a recurrir a fondos especiales para otorgar subsidios, créditos y otras formas de asistencia a las comunidades locales y los productores que luchan por sobrevivir.

Algunos funcionarios dijeron que aunque la declaración se suspendió indefinidamente, es solo porque se necesita más tiempo para estudiar cómo utilizar mejor los fondos.

Los conservacionistas dicen que esperan que el gobierno pueda hacerlo rápidamente.

“Estamos al borde de la catástrofe”, dijo Recalde. “Esto es realmente serio y, si sigue propagándose, realmente entrará en una catástrofe”.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.